martes, 10 de febrero de 2015

¿Podemos enseñar a los niños el esmero por sus deberes y tareas?


La respuesta a la pregunta anterior es SI, la laboriosidad es algo que podemos inculcar a los niños desde temprana edad, lo cual traerá grandes beneficios para toda la vida.

De acuerdo a la Teoría de Identidad Personal de Erik Erikson (1902-1994) los niños entre 6 y 11 años aproximadamente, se encuentra en la IV etapa de su desarrollo psicosocial conocida como Laboriosidad VS Inferioridad. Dentro de esta etapa el niño comienza a desarrollarse también dentro de un ámbito escolar, compartiendo destrezas y tareas con más compañeros de su edad, su experiencia social está basada en experimentar y participar en diversas actividades buscando así el reconocimiento de padres, familiares y maestros.

Pero ¿cuántas veces limitamos a los pequeños? Ya sea no dejándolo convivir con otros de su edad, no dándole actividades para que haga en casa, restringiendo su participación en investigaciones escolares e impidiendo el desarrollo de su curiosidad cuando a sus preguntas recibe respuestas como “no sé, deja ahí” o “porque lo digo yo”. Es aquí cuando la inferioridad se “asoma” creando niños perezosos, con falta de iniciativa, evitando la competición y de esta manera sintiéndose inferior.

Es por esto que para evitar lo anterior y ayudar a los niños a ser trabajadores, emprendedores, con gusto por realizar sus labores y jugar, te dejo algunos consejos:

  • Cuando tu pequeño quiera cooperar en casa, permíteselo. Por poner un ejemplo: si quiere ayudarte a lavar los trastes, puedes comenzar a darle los de plástico o si estas arreglando algo puedes pedirle que te vaya pasando algo que necesites, el PUNTO es hacerlo PARTICIPE.

  • Es recomendable que de los 3 años en adelante ayude a recoger sus juguetes, levantar una prenda o ayudar a “hacer” su cama.
Benjamín Franklin (1706-1790) dijo:
“dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”
  • No desacredites lo que hace, no lo regañes si comete algún error, recuerda que conforme crezca ira mejorando en todo lo que haga y lo podrás ir instruyendo en cualquier actividad que realice.
  • Dale las gracias cada vez que te ayude.
  • Aplaude y felicítalo por sus éxitos escolares, por pequeños que sean, si tiene iniciativa en participar en algún deporte o taller APOYALO.
  • Pasa tiempo productivo con tu hijo, ayudándole a realizar alguna tarea o enseñándole algo nuevo como una manualidad.


Lo anterior le traerá beneficios a largo plazo, como la perseverancia, la responsabilidad y el enfrentamiento a desafíos, así como la capacidad de desenvolverse socialmente con éxito, en etapas posteriores.

Gracias por visitar el blog, déjanos tus comentarios y sugerencias.

4 comentarios:

  1. Me gusta mucho esta línea de apoyar, animar las iniciativas del niño, dejarle intervenir en las tareas, en resumen potenciarle, tirar de lo positivo y no estar censurando lo negativo. Excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, justamente de eso se trata, de motivar y favorecer las habilidades y virtudes. Gracias por su comentario. Saludos

      Eliminar
  2. Que bueno que te pareció interesante, espero te haya sido útil la información. Gracias por tu visita al blog y si tienes alguna sugerencia déjanosla saber. Saludos

    ResponderEliminar

COMENTA y EXPRÉSATE, TU OPINIÓN ES IMPORTANTE…

Botones compartir "Share this"

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Ayuda Psicológica en Twitter... síguenos!!