miércoles, 8 de octubre de 2014

LOS SÍNTOMAS HABLAN LO QUE LOS NIÑOS CALLAN

El tema de hoy a diferencia de la depresión en los adultos, en los niños resulta más difícil  su pronta intervención, pasa desapercibida a consecuencia de la falta o escases de información, dar un seguimiento a este tipo de temáticas es prioridad.

En esta ocasión hablaremos de los síntomas como clave esencial para detectar una posible depresión por ello se decide realizar un análisis al respecto.

Existen diversos síntomas que conforman la conducta del ser humano, no se debe de subestimar su manifestación, en especial cuando se presenta con mayor frecuencia y lo más importante si es a causa de una situación emocional, que por ende afecte todos los demás ámbitos de desarrollo en el niño como lo es la familia, la escuela, social.

Este desequilibrio es el que se toma en cuenta como una condición que afecta emocionalmente al niño para comprobar tal hecho es necesario tener en cuenta que en la medida que lo presente es como se debe de observar al mismo tiempo que considerar sus causas.

Cuando hablamos de los síntomas de la depresión nos fundamentamos en lo que el niño demanda a través de sus manifestaciones de forma física a través su esquema cognitivo, esto último referimos a su esquema de pensamiento, el niño ya trae consigo una educación previa (ya se formó una idea) lo cual influye en la forma en que reaccionara, lo que significa que si el niño tiene una idea distorsionada de la realidad se reflejará en su desempeño, conductas, actitudes, etc., alterando su bienestar psicológico, específicamente sus emociones.



¿Por qué  se desarrollan estos síntomas?

Se estima que la causa principal de que el niño desarrolle síntomas depresivos durante su infancia debido a la baja autoestima, y que retomando el concepto de esquema cognitivo (percepción o pensamiento de su realidad) también esta significativamente relacionado con su autoimagen, que en caso de tener una idea errónea (como se aborda en el párrafo anterior) también repercute de forma negativa prevalece la poca o nula seguridad para afrontar adecuadamente sus propios problemas, se destacan estos conceptos para tener una definición más exacta del origen de los síntomas.

El niño manifiesta  en sus conductas: llanto, dependencia materna, irritabilidad, insomnio, ideación suicida, aislamiento, no socializa con nadie, pesimismo, apatía por cualquier actividad, y por supuesto cualquier otro síntoma que se puede ver de forma exterior se tiene que prestar especial atención, tampoco dejar de lado que no siempre se presentan enseguida los síntomas, por ello siempre es necesario conocer a detalle la personalidad de un niño.

Si tú tienes niños en casa, no olvides que la base principal de su bienestar psicológico es  que mientras este en tus posibilidades o eres su educador directo en las situaciones adversas por las que atraviese el niño (por muy insignificantes que puedan parecer) brindarle de tú tiempo, confianza para que el niño logre expresar otras situaciones que no consideren y sobre todo la explicación que muchos de ellos necesitan cuando algo no sale bien, este es un punto elemental, pues de esta forma el niño ira orientado de forma adecuada por el adulto quien lo educa, procura y estima.

Si te gusto este artículo, no olvides compartir, comentar, sugerir. Estoy segura de que tenemos mucho que aportar,  de que toda información es valiosa para fomentar el bienestar psicológico de muchos de nosotros y de otros.

2 comentarios:

  1. Hola. No soy psicóloga, ni nada parecido; solo he sido madre.Y opino que lo que es esencial para un niño, es expresarse, y en especial hablar, contar desde que pueden hacerlo, con su lengua de trapo e inventándose palabras, como hacía mi hija al año y medio,y que sean plenamente conscientes; de que lo que te están contando recibe la atención adecuada, como cuando hablamos con un adulto, estableciendo un dialogo a su nivel. A veces requiere sentarse a su altura y mirarlos a los ojos, establecer un contacto visual y gestual, animarles a que expresen lo que sienten de la mejor manera que puedan. Y es pasmoso lo maravillosamente que pueden contarte sus grandes problemas y dudas, porqué no hay que olvidarse de cuando uno fue niño y rememorar aquellas" pequeñas cosas" para los mayores y grandes dilemas para nuestra corta experiencia. Ellos entienden muchísimo más de lo que nosotros nos podemos imaginar. Están abiertos a todo, siempre que perciban que se les toma en serio y no que se les habla como si fueran tontos.Sentar estas bases con tú hijo, hace que sea a ti; a quien primero recurra, cuando tiene un problema y eso es esencial. Es el primer paso para dar a nivel adulto , con la colaboración e información del profesor, si es capaz de dártela y el pediatra si lo crees conveniente. En este aspecto es también muy importante el vinculo que se cree entre su pediatra y nuestro hijo.Mi hija iba al suyo encantada,si no hay química entre ambos , mala cosa . Sí, te solucionará un sarampión pero no dejará de ser,sólo medicina de jeringa y camilla . ysi llegara a haber un problema de verdad de fondo no habrá el vínculo de confianza que haga posib le que tu hijo tenga en su médico otro aliado que le dé la confianza para poder tratar temas a veces a los padres , por lo que sea no nos quieren contar. De esta forma entre todos será mucho más sencillo ver el problema que no tiene que ser grande si se enfoca bien desde el principio y pasar a un profesional de la psicología o psiquíatria sin que ello suponga un trauma para nadie , pero sobre todo para el niño, que como una esponja recibirá las señales de nuestra angustia y crearemos o agrandaremos el problema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus aportaciones, esta opinión es muy valiosa y bienvenida.Finalmente quien tiene un mejor conocimiento son los padres de familia quienes están paso a paso con los hijos, muy cierto lo que comentas.En lo particular escasamente hay padres de familia que tardan en detectar problemas emocionales en sus hijos, principalmente hago referencia a ello puesto que cualquier síntomas que pareciera muy común en los niños para malas noticias no es un buen signo y esto tiene que tratarse a tiempo, y la primer parte es con los padres de familia, desde la prevención, que hacer en determinados casos.Cuando ya se consolida en problema y requiere la intervención siempre se trabaja en conjunto para que poco a poco el niño vaya minimizando aquello que le afecta y los padres van comprendiendo un poco más a sus hijos.Reitero deberían haber más personas con su criterio por que "los hijos son el reflejo de los padres" así que ellos finalmente absorben todo lo que reciben por parte de los padres, y desde luego ellos ya tienen una consciencia plena de lo que les lastima, pero el problema es que el niño no lo expresa como un adulto posiblemente de algo insignificante se detonan problemas cada vez más fuertes, por ello la finalidad de informar, nuevamente gracias.

      Eliminar

COMENTA y EXPRÉSATE, TU OPINIÓN ES IMPORTANTE…

Botones compartir "Share this"

ARTÍCULOS MÁS LEÍDOS

Ayuda Psicológica en Twitter... síguenos!!